Guarda que te agarra

{mosimage}

Se vino Halloween, y para los que dicen que los vampiros no existen, les contamos que en el norte del país se sufre de un ataque masivo de murciélagos vampiros, que según cuenta la leyenda, su mordedura produce un efecto similar al viagra, si es que antes de que pase eso se te para el corazón, puede ser su mordedura una buena forma de levantar "el ánimo".


Una plaga de auténticos vampiros que pueden transmitir la rabia y
que afecta a Rivera marca hoy la víspera del Día de Todos los Santos en
nuestro país, donde la celebración del Halloween pagano ha desplazado
en buena parte a la festividad cristiana.

En el nuestro, uno de los países más laicos del continente
americano, las calabazas iluminadas y los símbolos de origen celta por
la fiesta de Halloween se pueden ver en los grandes almacenes, junto a
disfraces para niños, que, sobre todo en Montevideo, acuden hoy a pedir
caramelos y otras chucherías de puerta en puerta.

Estos días, los medios de prensa uruguayos y algunas páginas
de internet renovaron el debate en torno a esta fiesta que nada a dos
aguas, entre la tradición, representada por el concepto cristiano de la
jornada, y el influjo de las costumbres importadas de Estados Unidos.

Pero ese mismo debate se vio eclipsado, para jolgorio de
quienes entienden estos días como una oportunidad sin igual para ver
sanguinolentas películas de terror, por las noticias que llegan del
norte de Uruguay, donde la sombra del vuelo de los vampiros se ha
extendido procedente del Brasil.

Hoy la prensa recogió la noticia de que los Ministerios de
Ganadería y Salud Pública uruguayos lanzaron una campaña para ampliar
las medidas destinadas a contener el brote de rabia surgido en el
departamento de Rivera, fronterizo con Brasil, por mordeduras de los
vampiros.

Las oleadas de esta especie de murciélago que invadieron los
campos de Rivera causaron ya la muerte de unas 140 reses y las
autoridades ordenaron la vacunación de las personas (medio centenar)
que estuvieron en contacto con los animales muertos.

El ministro de Ganadería, José Mujica, descartó la posibilidad
de que esa enfermedad vaya a afectar a las exportaciones de carne
uruguaya, uno de los principales rubros de ventas en el exterior de
este país, pero la Sociedad de Medicina Veterinaria del Uruguay ya
recomendó que se sacrifique a los animales afectados y se vacune
también a los perros.

Mientras, la población uruguaya recibe estas noticias con una
mezcla de desconfianza e ironía, con la prensa subrayando la
coincidencia de la plaga con la festividad de Halloween y con los
vampiros convertidos, de pronto, en la mascota nacional.

En el sur de Uruguay también hay vampiros autóctonos, pero no son transmisores de rabia como sus primos brasileños.

No obstante, los lugareños vecinos de las Grutas de Salamanca,
en el departamento de Maldonado, al este de Montevideo, recuerdan que
no es raro ver reses con mordeduras de vampiros cerca de las entradas
de esas grutas, de donde se oyen los infernales chillidos de estos
murciélagos hematófagos.

Se dice de ellos que "tejen" las crines de los caballos, pues
su hábito es morder en el cuello a las cabalgaduras colgadas de esa
pelambre de los équidos, enredándola y causando ese horripilante efecto
que indica a sus dueños que los señores de la noche han visitado sus
cuadras y majadas.

Entre los campesinos también corren las habladurías de que la
mordedura de los vampiros causa en las personas un ataque de
sensualidad y efervescencia sexual que poco tiene que envidiar a los
efectos de la píldora del viagra.

Los científicos subrayan que no es cierta tal consecuencia de
la mordedura de un vampiro "sano", aunque reconocen que sí se han
detectado casos de hipersexualidad en personas que fueron mordidas por
ejemplares portadores de la rabia.

Los vampiros uruguayos suelen morder a sus víctimas, sobre
todo vacas y caballos, con sus afilados dientes durante la noche; de la
herida producida aprovechan para lamer la sangre que mana, hasta
ingerir hasta 15 centímetros cúbicos en una noche.

El riesgo, según apuntan los expertos, es que la erradicación
de las colonias de vampiros no infectados en el norte de Uruguay pueda
facilitar la llegada de sus vecinos brasileños portadores de la rabia.

Como se sugería, con chiste, en un programa de radio escuchado
en Montevideo, los habitantes del departamento de Rivera sustituirán en
esta noche de brujas las calabazas y las velas del Halloween por
ristras de ajos en las repisas de sus ventanas.