Delatado por un portatil

El ladrón siempre vuelve al lugar del crimen, pero la situación se agrava para el malhechor cuando el lugar siempre va con él a todos lados. Las premisas para cometer un robo perfecto no fueron tomadas en cuenta hace un par de semanas por Edmon Shahikian, de 23 años, y Ian Frias, de 20. Los jóvenes subestimaron la capacidad de las nuevas tecnologías cuando entraron en un piso de Nueva York y arramplaron con más de 3.000 euros entre iPods, DVD, televisores y el delator portátil de Apple, un Macintosh propiedad de Kait Duplaga.

Kait trabaja en una tienda de Apple y pronto se puso manos a la obra. El programa Back to My Mac le permitió comprobar que el ladrón navegaba con su ordenador, el siguiente paso fue encender la webcam y fotografiarle. La policía ya tenía el trabajo hecho y sin mover un solo dedo.

Los ladrones fueron arrestados el miércoles pasado e identificados por uno de los compañeros de piso de Kait, quien ha asegurado que uno de los cacos era un viejo conocido puesto que asistió a una fiesta celebrada en el piso robado.